Ruta por el Danubio. Etapa 1: De Donaueschingen a Viena

El Danubio nace muy cerca de la ciudad de Donaueschingen, en Alemania, en plena Selva Negra, a partir de la unión de dos pequeños ríos. Hay discrepancias sobre el lugar exacto del nacimiento, aunque de forma oficial está señalizado con una fuente circular llamada Donauquelle.
En este lugar comienza también el Donauradweg, el sendero para seguir el recorrido del Danubio en bicicleta y que es una de las rutas cicloturistas más importantes que hay en Europa. En esta primera etapa se pueden hacer las dos primeras partes, la que va hasta Passau (559 km.) y la que va desde Passau hasta Viena (340 km.).

Ulm

En el primer tramo el Danubio es todavía un pequeño río que nos anima a disfrutar más del paisaje espectacular que lo rodea que de él mismo. Dejando atrás Donaueschingen, la primera ciudad importante que encontramos es Ulm, desde donde el río es navegable.
El célebre científico Albert Einstein nació en esta bonita localidad amurallada.
Además, Ulm es famosa por tener la catedral más alta del país, con una altura total de 161 m.

Abadia de Weltenburg

Abandonamos Ulm y penetramos en Baviera, la región alemana conocida mundialmente por su cerveza. En nuestro recorrido se encuentra Donauwörth y, unos kilómetros río abajo, Ingolstadt, una bonita ciudad fortificada de estilo barroco.

Más allá está el Monasterio de Weltenburg, del siglo XIII, que es una impresionante abadía cervecera. Este monasterio se encuentra en lo alto de un cañón que forma el Danubio. Es posible ir en barco desde allí hasta Kelheim.

Ratisbona

Antes de llegar a la frontera con Austria nos encontramos con Regensburg o Ratisbona. Merece la pena ver esta bella ciudad repleta de casas tradicionales, con un puente medieval del siglo XII sobre el Danubio y que cuenta entre sus monumentos más conocidos con la Catedral de San Pedro, la mayor obra del gótico alemán, y con el Ayuntamiento, que fue el primer Parlamento de Alemania.
Regensburg tiene 2000 años de antigüedad y su casco antiguo ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Passau

Una vez que entramos en Austria, llegamos a Passau. El tramo de Passau a Viena es el más conocido dentro del Donauradweg y probablemente el más transitado. En gran parte es porque Austria cuenta con unos servicios para ciclistas fantásticos.

Passau es conocida como la ciudad de los tres ríos porque aquí confluyen el Danubio, el Eno y el Ilz. Es curioso comprobar como cada río trae en sus aguas un color: el Danubio azul, el Eno verde y el Ilz negro.
La ciudad, además de por sus ríos, es famosa por sus monumentos, entre ellos la Catedral de San Esteban.
Si visitas Passau en mayo o septiembre, tendrás ocasión de disfrutar del Passauer Dult, un festival tradicional donde se pueden degustar las cervezas y comidas tradicionales, además de asistir a distintas atracciones.

Más allá de Passau está Schlögen, en cuyas cercanías el valle se estrecha y el río parece volver hacia atrás en un gran meandro.
Antes de llegar a Linz, la siguiente ciudad de importancia en el recorrido, tendremos ocasión de ver Aschach, con sus casas antiguas y su iglesia gótico tardía, la localidad de Eterding, con el Castillo Starhemberg y la Abadía de Wilhering, que cuenta con una interesante iglesia de estilo rococó y un bonito portal románico.

Iglesia de la Abadía Wilhering

Linz es la capital de la Alta Austria. Los monumentos más importantes de la ciudad son la antigua Catedral barroca, la nueva Catedral neogótica, que es la más alta de Austria, el Castillo de Linz, el Santuario del siglo XVIII y su plaza principal con casas de estilo renacentista.

En las cercanías de Linz, aunque separada del Danubio, está la Abadía de St. Florian, edificio barroco de gran belleza que merece la pena ver. Puedes visitar también Enns, ciudad que ostenta el título de ser la más antigua de Austria, y la localidad de Steyr.

Retomando el río llegarás a Mauthausen, lugar desgraciadamente conocido por haber sido un campo de concentración de la época nazi. En contrapartida, tras pasar Grein, entramos en la región de Wachau, cuyo paisaje cultural es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y goza de una merecida fama de ser uno de los lugares más bellos de la ruta en Austria.

Abadía de Melk

Grein, con el teatro más antiguo de Austria, es una curiosa ciudad pesquera de aspecto medieval en la que destaca como monumento el Castillo Greinburg. Siguiendo río abajo llegarás a Melk, cuya impresionante Abadía parece vigilar la ciudad.

Antes de llegar a Viena todavía podrás maravillarte con la belleza de las localidades de Spitz, ciudad del vino por excelencia, Weissenkirchen, con una iglesia blanca que le da nombre al lugar (weissenkirchen significa iglesia blanca en alemán), Dürnstein, en cuyo castillo, del que sólo quedan ruinas, se dice estuvo encarcelado el rey Ricardo Corazón de León y la Abadía de Klosterneuburg, del siglo XII.

La primera etapa finaliza al llegar a Viena, capital de Austria y primera capital que atraviesa el Danubio en su recorrido.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *