Río Tinto, el río rojo

Río Tinto

Río Tinto

Río Tinto, en Huelva, España, es un río singular. Sus aguas de color rojo y la orografía del terreno que lo rodea, hacen de él un lugar único y especial. En cierta manera parece que este paisaje no pertenece a nuestro planeta.

La apreciación no dejaría de ser algo subjetivo, si no fuera porque la N.A.S.A. pensó lo mismo y en el 2003 comenzó una serie de investigaciones encaminadas a desarrollar en esta tierra andaluza tecnologías que se pudieran aplicar en Marte.

Río Tinto se encuentra en una zona minera, la más grande a cielo abierto de Europa. La alta concentración de sulfato férrico, que le da ese color tan característico, un pH muy ácido y el poco oxígeno hacen imposible que en sus aguas haya peces ni plantas. Curiosamente sí que viven en ellas algunos microorganismos habituados a condiciones extremas, que la N.A.S.A. cree que pueden ser similares a posibles formas de vida marcianas. De ahí el interés de la Agencia Espacial.

Paisaje en Río Tinto

Paisaje en los alrededores de Río Tinto

Este paisaje, de gran belleza por su colorido y sus increibles contrastes, ha sido declarado Espacio Natural Protegido de Andalucía.

Además del atractivo natural, la zona ofrece otras atracciones; la visita a los pueblos de Minas de Riotinto y Nerva, el paseo en el Ferrocarril Minero a lo largo de 12 kilómetros de vía restaurada, o la visita a la Mina Peña de Hierro, de la época romana.

Desde 1873 hasta 1954 las minas fueron explotadas por la sociedad británica Rio Tinto Company Limited, que se vió obligada a construir viviendas para sus trabajadores. Como recuerdo de aquella época, se pueden visitar el Museo Minero, antiguo Hospital, que guarda la historia del lugar a lo largo de 5000 años, y la Casa 21, una especie de casa-museo que muestra cómo era la vida cotidiana de aquellas personas.

Fotos: Óscar Megía